Llámenos

+34 902 10 45 81

Elevadores, montacargas y subescaleras

¡Juntos encontraremos la mejor solución!

Aunque hay quien pueda pensar que es cosa de magia, los ascensores funcionan gracias a un cuadro de maniobras, que es el encargado de mover la cabina de arriba a abajo y que ésta se detenga cuando llega a la planta deseada. Se puede decir que es el cerebro del ascensor, porque funciona de forma parecida al de los seres humanos: a través de impulsos, en este caso eléctricos, que hacen que sucedan cosas.

Los relés y contactores son los encargados de traducir esos impulsos eléctricos en acciones. El circuito por donde va la corriente, finaliza en el pulsador exterior de la planta baja. Y el ascensor reconoce cada planta, gracias a un sistema que envía señales de su ubicación que hasta guarda memoria del paso del ascensor.

A pesar de que pueda parecer una obviedad, el ascensor no va y viene, solo va porque se dirige hacia donde el usuario le manda que vaya.  De modo que, cuando el usuario aprieta un botón, el elevador interpreta que ha de ir hasta allí, si no tiene ninguna orden antes  El elevador siempre irá por orden de proximidad, tanto si sube como si baja. Cuando termina de responder a las órdenes de los usuarios de dentro de la cabina, obedecerá a los que se encuentran en el exterior.

Los cuadros de maniobras de los elevadores, facilitan información del estado de la maniobra y permiten la visualización de  errores. Esto significa que, en caso de avería, muestran en una pantalla el código de error y, así, el técnico sabe perfectamente cuál ha sido la causa de que se haya averiado.

Por último, solo te queda saber, a modo de cultura general, que como cerebro del elevador que este se encarga de que el funcionamiento del ascensor sea el óptimo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *