Llámenos

+34 902 10 45 81

Elevadores, montacargas y subescaleras

¡Juntos encontraremos la mejor solución!

Cada vez existe una mayor sensibilidad respecto a los colectivos con problemas de mobilidad. Con la llegada del verano se puede ver ejemplo de ello en algunas playas y piscinas que ofrecen servicios adaptados para que las personas que sufren alguna discapacidad motriz puedan darse un baño.

Las playas accesibles pueden disponer de elementos que faciliten el acceso a la zona de baño o los servicios que allí se encuentren, que abarcan desde el acceso a la zona de playa -con estacionamientos reservados para personas discapacitadas, itinerario del estacionamiento al inicio de la playa, señalización e información de los servicios, itinerarios adaptados en los paseos marítimos-, al itinerario en la playa con tablones que recorren la arena hasta el mar, servicios y vestuarios adaptados, zona de sombra reservada, así como ayudas técnicas para acceder al baño -sillas y muletas anfibias-. Igualmente, los puntos de playas accesibles disponen de personal especializado que atiende a las personas con discapacidad o con movilidad reducida durante el período de funcionamiento, en el horario establecido en cada punto de playa.

En el caso de las piscinas además de la mayoría de adaptaciones que se pueden instal·lar en las playas también se pueden tener en cuenta los ascensores acuáticos que permiten a las personas en silla de ruedas acceder a la piscina. Este tipo de ascensor se instala en uno de los bordes de la piscina, la persona se sienta encima de la silla disponible y el mecanismo le baja hasta el agua. La mayor ventaja de este aparato es que es fácil de transportar y no requiere obra.

Estas adapataciones son muy bien recibidas por parte de los usuarios ya que el medio acuático, sobretodo en agua salada, facilita la movilidad y la sensación de libertad de movimiento.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *