Llámenos

+34 902 10 45 81

Elevadores, montacargas y subescaleras

¡Juntos encontraremos la mejor solución!

Como muchos de vosotros sabréis, las sillas salvaescaleras son la solución a muchas personas que necesitan alternativas a una barrera arquitectónica tan importante, como puede ser el subir la escalera en el hogar. Con una instalación sencilla y rápida, son un sistema mundialmente aceptado que ya cuenta con muchos años de historia y recorrido en miles de hogares. No obstante, si algo podemos resaltar frente a los inicios, es precisamente la evolución del diseño y adaptabilidad de los nuevos modelos de sillas.

La historia de la primera silla salvaescaleras que se fabricó en Europa data en el año 1962 por Handicare Stairlifts. Aquel modelo, se basaba en un diseño rígido y uniforme, donde utilizaban materiales pesados y cuyo asiento se estructuraba en una montura recta y sin apenas movilidad. No obstante, dado que nos encontrábamos en 1962, era todo un avance y lujo para aquella época y pocas eran las personas que podían permitirse una silla salvaescalera para su hogar.

Durante los años siguientes y la década de los ’90 el diseño y la adaptabilidad empezaron a cuidarse, tomando como ejemplo la creación de nuevos modelos que ofrecían mayores prestaciones, como por ejemplo, la introducción de las sillas salvaescaleras con curva y el cuidado en la sonorización de los motores.

En la actualidad, nos encontramos con una gama bastante amplia que nos permite poder elegir en base a nuestras necesidades. De este modo, se han incorporado numerosas ventajas que permiten aprovechar el espacio sin obstaculizar el tránsito a pie. La incorporación de botoneras con control remoto, tapicería ignífuga, carga automática de batería o interruptores de funcionamiento integrados en los brazos, formarían parte de la nueva gama de sillas salvaescaleras que encontramos en la actualidad, como es el caso del modelo ÁMBAR de Enier.

Como veis, los años, la tecnología y el nuevo diseño, son un valor añadido para la comodidad y adaptabilidad que tanto necesitan las personas de movilidad reducida. Sin duda alguna, una ayuda indispensable para el día a día.

Deja tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *