Appelez-nous

+34 902 10 45 81

Elévateurs, monte-charges et monte-escaliers

Ensemble, nous trouvons la meilleure solution!

 

Pese a que se han aprobado numerosas leyes tanto estatales como autonómicas enfocadas a reducir las barreras arquitectónicas con las que se encuentran las personas con movilidad reducida,  comprobamos que la realidad de este hecho es bastante utópica a día de hoy.

En nuestro país, y según el Instituto Nacional de Estadística, un 9% de la población tiene deficiencias que le dificultan desplazarse, ver, oír o comunicarse. Un hecho que no imposibilitaría a estas personas llevar una vida de lo más normal, si no fuese por las limitaciones urbanísticas y de acceso con las que se encuentran a diario, tanto en lo que respecta a la accesibilidad exterior como interior.

De esta manera comprobamos que, tanto en las grandes urbes como en pequeños pueblos, existen dichas deficiencias, como por ejemplo, en lo que se refiere a los medios de transporte y  barreras urbanísticas. De esta manera nos encontramos con que el casi el 40% de los edificios de uso público son poco o nada accesibles, según datos de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). También resulta alarmante el poco grado de adaptación del transporte público, donde las rampas extensibles son prácticamente ilusorias al no poder proporcionarlas a los usuarios con sillas de ruedas. Además de lo anterior, sólo una tercera parte de los edificios dispone de plazas reservadas para minusválidos en la puerta principal del edificio.

No obstante y, un hecho que agrava aún más la situación de estas personas, es la adaptación de la accesibilidad en interiores, sobre todo en lo que se refiere al uso de escaleras. Sólo en un 40% de los edificios disponen de medios alternativos, tales como rampas, ascensores o plataformas.

Numerosas personas se han quejado ante este hecho. No sólo por las cuestiones anteriormente mencionadas, sino por la inaccesibilidad a servicios todavía más básicos, como lo son,  por ejemplo, el poder entrar sin impedimentos a tiendas, restaurantes o bares sin necesidad de pedir ayuda a terceros.

Por ello, desde Reine queremos hacer eco de esta  cruda situación que afecta hoy en día a miles de personas de nuestro país. Un hecho que podría solucionarse fácilmente si se cumpliesen las normativas vigentes de accesibilidad.

Deja tu comentario

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *